www.honoriofeito.com
SOBRE LA LEY DE MEMORIA HISTÓRICA Y OTRAS BARBARIDADES DE LA POLÍTICA ACTUAL
Ampliar

SOBRE LA LEY DE MEMORIA HISTÓRICA Y OTRAS BARBARIDADES DE LA POLÍTICA ACTUAL

jueves 07 de diciembre de 2017, 19:55h
Dentro de la mística ortodoxa que impulsa los ánimos de algunos políticos actuales, herederos de la desdichada derrota de 1936-1939 (y yo me pregunto si, en una guerra civil ¿gana alguien o perdemos todos?, pero ellos no se preguntan eso, esa es una de las diferencias), el ayuntamiento de Tineo, que gobiernan ¿los socialistas?, ha decidido quitar el nombre del general Fernández-Capalleja de la calle que tenía dedicada.
SOBRE LA LEY DE MEMORIA HISTÓRICA Y OTRAS BARBARIDADES DE LA POLÍTICA ACTUAL
Ampliar
¿El motivo?, cumplir la Ley de Memoria Histórica. Yo le pregunté una vez a Rajoy, y creo que fui el único periodista que le preguntó tal cosa, por qué no había derogado la Ley de Memoria Histórica, que sólo servía para encender los ánimos en asuntos de ésta índole. Y Rajoy se limitó a contestarme que su gobierno no había dado un euro para tal ley, pero no dijo que, vigente, el dinero que no da su gobierno sale de otros bolsillos, y la ley se sigue aplicando, y sigue levantando ampollas.

No soy familia de Fernández Capalleja, pero sí soy, hasta la fecha, el único biógrafo. El motivo que ellos adoptan para el cambio del nombre de la calle, la Ley de Memoria Histórica, es parcial y sectario, porque la trayectoria de Fernández-Capalleja va más allá del hecho de haber sido un militar que hizo la guerra con los nacionales. Fernández-Capalleja pertenece a una familia de amplia tradición en el concejo de Tineo, personas dedicadas al comercio, a la abogacía y a la milicia. Y Juan Fernández-Capalleja, en concreto, tiene una biografía que deberían conocer los que en base a una militancia absurda, que desdeña los méritos e impone la venganza, distraen al personal con el cambio de los nombres de las calles y se alejan de buscar disposiciones que mejoren la vida de los que pagan impuestos en su ayuntamiento, o en su comunidad.

Los valientes milicianos del Frente Popular que sufrieron la derrota de la guerra, ellos si son los únicos que sufrieron la derrota, reclamaban a Capalleja invitándole a pasar a sus filas; Maldonado, el último presidente del Gobierno de España de la República en el exilio, mantuvo conversaciones, tras su regreso a España, con Lamuño indicándole la valía de Fernández Capalleja, valía militar y humana... y ahora resulta que vienen los militantes de los partidos de izquierda y borrón y cuenta nueva.
¿Por qué a ninguno de ellos les ha dado por investigar que fue del tesoro del VITA?, calculado, por los mismos socialistas, no por Indalecio Prieto, que fue el gran adminstrador de esa fortuna, en más de 4800 millones de dólares... dónde fueron a parar las joyas y el tesoro del Banco de España y qué se hizo con las grandes joyas allí guardadas y en la Caja General de Recuperaciones... porque no se llevaron las joyas de los ricos, se llevaron todas las joyas, incluso aquellas más modestas empeñadas en las cajas de Ahorro y Monte de Piedad, con las que pretendían un poco de dinero para no morirse de hambre... y , lo que es más cruel, que habían empeñado con la intención de recuperarlas porque muchas de esas joyas eran recuerdos de familia y tenían un valor nostálgico...¡joder con la justicia!
Yo no voy a llorar porque le quiten una calle a Fernández Capalleja, ni a nadie. Porque, sencillamente, en la España actual, creo que tiene más gallardía renunciar a ese honor de tener una calle, porque te haría sospechoso de ser tan miserable como los que se vengan de los muertos, que luchar contra la ignorancia y la mala intención. Pero sería conveniente que reflexionaran un poco acerca de esto porque la vida da muchas vueltas, y el que hoy tiene la oportunidad de aplicar estas medidas podría encontrarse en el futuro con otras similares... y así nos va.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.