www.honoriofeito.com
Nueve coroneles del Rwegimiento Príncipe se dieron cita en el acto
Ampliar
Nueve coroneles del Rwegimiento Príncipe se dieron cita en el acto

REGIMIENTO PRINCIPE, ASTURIANO UNIVERSAL.

El pasado viernes, 27 de octubre, tuvo lugar la entrega del Título de Asturiano Universal al Regimiento de Infantería Príncipe número 3, con sede en Siero (Asturias). No pude asistir por otro compromiso adquirido con mi amigo Pelayo del Riego, que era la presentación de su libro Cuentos de Navidad. No obstante, inserto a continuación unas fotos de aquel acto y el discurso de su presentador, el general Ramos Oliver.
Mi general, señor presidente del Centro Asturiano de Madrid y querido amigo Valentín, señoras presidentas del Centro Asturiano de Tres Cantos y de las Casas de Asturias de Alcobendas y Alcalá de Henares, mi coronel, compañeros y amigos todos:
Hoy es un día muy alegre y especial pues celebramos un acto importante: la concesión del título de “Asturiano Universal” a un joven asturiano de 124 años, aunque realmente su vida comienza hace casi medio milenio. Me refiero al regimiento de infantería ligera Príncipe nº 3, basado en Siero (Asturias), que da permanente testimonio de asturianía allá por donde quiera que va.

Gracias presidente, gracias presidentas, gracias mi coronel, por haberme concedido el enorme privilegio de ser el padrino o presentador y dictar esta laudatio. Como antiguo coronel jefe del regimiento, circunstancia a la que se unen el haber sido teniente coronel en el también asturiano regimiento “Asturias” nº 31 y ostentar los títulos de “Asturiano predilecto en Madrid”, “Urogallo Especial con Mención Honorífica” y “Vaqueiro de Honor”, me siento especialmente honrado con esta designación y espero estar a la altura de las circunstancias.

El 22 de abril de 2010, el regimiento de infantería mecanizada “Asturias” nº 31 recibía en este mismo salón Príncipe de Asturias la distinción de “Urogallo Especial con Mención Honorífica” y en el transcurso del acto, el mismo que ahora les dirige la palabra elevó al señor presidente de este querido Centro, el querido y recordado D. Cosme Sordo, la propuesta de nombrarlo “Asturiano Universal”, propuesta que fue admitida por la Junta Directiva y formalizada al año siguiente. Hay que añadir que el “Asturias” ya era “Asturiano Predilecto en Madrid” desde 1998.

El 7 de noviembre de 2013 tuve el privilegio de impartir, también en este salón, una conferencia conmemorativa de los primeros 480 años de historia y 120 de asturianía del regimiento “Príncipe”, y es en ese momento cuando surge la propuesta de otorgar a este glorioso regimiento la distinción de “Asturiano Universal”, al igual que se había hecho con su hermano el “Asturias”. Es de justicia dar a cada uno lo que le corresponde y en este caso buena parte del mérito corresponde a D. Honorio Feito Rodríguez, miembro del Consejo Superior del Centro, que desde el primer momento apoyó con entusiasmo la propuesta. Muchas gracias querido Honorio.

D. Honorio no ha podido asistir a este acto como era su deseo y ha enviado una nota que paso a leer para todos ustedes:
Un compromiso me impide estar hoy presente en ese salón Príncipe de Asturias. Me gustaría hacer llegar al Ilustrísimo Señor Coronel mi más sincera felicitación por tan merecido reconocimiento, y que ésta se haga también extensiva a todos y cada uno de los miembros del segundo Regimiento más antiguo de Europa, El Osado.
¡Por la Patria y su Bandera!
¡Gloria y Honor! Al Regimiento Príncipe número 3.

Honorio Feito.

La propuesta se basó en que así como el regimiento “Asturias” nació en el Principado, pero a lo largo de su dilatada historia tan solo estuvo en la tierra que le vio nacer el corto espacio de cinco años, entre 1795 y 1800, el regimiento “Príncipe” aunque nació en Milán (Italia), de ahí el nombre por el que aun se le conoce en Asturias, lleva 124 años en el Principado, durante los cuales miles de jóvenes asturianos han servido a la patria en sus filas, primero en Oviedo y ahora en Siero. Es decir, el “Asturias” lleva el nombre, pero los asturianos están en el “Príncipe”.

Eso sí, a ambos les une su asturianía y su devoción por la Virgen de Covadonga.

Cuando el regimiento “Príncipe” llega a Oviedo allá por 1893 y se acuartela en Santa Clara, hoy delegación de Hacienda, lo hace cargado de historia y heroísmo, pues no en balde es el heredero del “Tercio de Lombardía”, uno de los tercios viejos creados por el emperador Carlos en 1536.

Durante los siglos XVI y XVII forma parte de la formidable maquinaria militar de los Austria, que va a sostener durante más de cien años la supremacía de la Monarquía Hispánica en Europa, y combatirá en Italia, Francia, Paises Bajos, Alemania, norte de África y el Mediterráneo, tanto contra protestantes como contra turcos en defensa de la fe católica.

Será con el primer Borbón, Felipe V, cuando el ya regimiento “Lombardía” pise por primera vez suelo español en plena Guerra de Sucesión. En el transcurso del siglo XVIII combatirá de nuevo en Italia y luego lo hará en Portugal, para después cruzar por primera vez el Atlántico rumbo a Venezuela y Cuba.

Estamos en 1776, año en el que se va a producir un hecho importante en la historia del Regimiento: el rey Carlos III decide cambiarle el nombre y darle el de “Príncipe”, en honor a su hijo el “Principe de Asturias” futuro Carlos IV, añadiendo a su escudo la inicial C rematada por corona de príncipe y sostenida por dos leones. De alguna manera comienza la relación del regimiento con Asturias.

Procedente de Cuba y ya con su nuevo nombre, participa a las órdenes del mariscal de campo Bernardo de Gálvez en la Guerra de la Independencia de los EE.UU., arrebatando a los ingleses las plazas de La Mobila (Alabama) y Pensacola (Florida).

Regresa a Badajoz y en 1793 combate contra los revolucionarios franceses a las órdenes del general Ricardos en la Guerra del Rosellón y en 1801 contra Portugal en la llamada “Guerra de las Naranjas”.

Vendrá después la Guerra de la Independencia, en la que el regimiento deja de existir en 1810 en su lucha contra el francés. En 1812 será reconstituido y continuará la lucha hasta expulsar a los invasores de territorio español.

Vendrán después las guerras carlistas, en las que gana para su bandera la corbata de la Real y Militar Orden de San Fernando por la acción de Villarobledo, los sucesos políticos de nuestro convulso siglo XIX en los que gana otra Laureada y en 1859 la Guerra de África, en la que el regimiento se cubre de gloria en la batalla de los Castillejos a las órdenes del coronel natural de Gijón D. Cándido Pieltain Jove-Huergo, que resulta herido en combate, y toma parte en las batallas de Tetuán y Wad-Ras que dan el triunfo a las armas españolas.

En 1893 llega a Oviedo procedente de Bilbao. Ya tenemos a nuestro regimiento en Asturias después de un largo y duro caminar por Europa, África y América, continente este al que volverá dos años después de su llegada a Oviedo, esta vez nutrido por jóvenes asturianos. Pondrá rumbo a Cuba, donde no cesa la insurrección, y llegará a Guantánamo, donde permanecerá hasta su repatriación después de haber sido la primera unidad española que traba combate con los norteamericanos en 1898.

Perdida para España la Gran Antilla, regresa a Oviedo, pero no dura mucho la tranquilidad. En 1909 embarca de nuevo, otra vez a Marruecos, esta vez para sofocar la rebelión de las cabilas contra el Sultán. En sus filas el cabo ovetense Luis Noval Ferrao, que en la noche del 28 de septiembre, en ese instante en el que presiente que es el último de su vida, no duda en actuar conforme a la exigencia del deber y del honor, haciendo generosa entrega de su vida por salvar la de sus compañeros y la posición que defienden mientras grita ¡Viva España!
Finalizadas las operaciones está nuevamente en Oviedo entregado a la rutina de la vida de guarnición. En estos años pasan por el regimiento oficiales que darán mucho que hablar: Franco Baamonde, Franco Salgado, Alonso Vega, Campins… que en 1920 serán el núcleo fundacional del Tercio de Extranjeros, hoy Legión Española. En 1927 lo serán de la 2ª Época de la Academia General Militar.

El derrumbamiento de la Comandancia General de Melilla tras la retirada de Annual en el verano de 1921 será la causa de que nuestro regimiento vuelva a Marruecos, donde participará en las operaciones de recuperación del territorio perdido y la total implantación del Protectorado.

Vendrán después la Revolución del 34 y la Guerra Civil, durante las cuales el regimiento, que ha visto cambiar su nombre de “Príncipe” por el de “Milán”, compartirá con sus conciudadanos de Oviedo sufrimientos, muerte y destrucción. Es recompensado con la Cruz Laureada de San Fernando y en 1954 el Ayuntamiento le concede la medalla de la Ciudad de Oviedo.

En 1977, con la llegada al trono de SM Juan Carlos I, retoma el nombre de “Príncipe” y en 1995 se produce un hecho significativo en la vida del regimiento: una compañía de fusiles con el nombre de “Asturias” marcha a Bosnia-Herzegovina, dando comienzo a una serie ininterrumpida de participaciones del regimiento en operaciones fuera de territorio nacional, recuperando así su vocación expedicionaria. En 1996 es galardonado por este Centro Asturiano de Madrid con el “Urogallo Especial con Mención Honorífica”. Hizo entrega del mismo el llorado vicepresidente y presidente adjunto D. Rutilio Martínez-Otero, padre de nuestro actual presidente.

Hoy, soldados asturianos pasean por el mundo junto con la de España la bandera azul con la Cruz de la Victoria, con el mismo valor, entrega y sacrificio que los que los precedieron, su alegría, su entusiasmo, su solidaridad con los que sufren, su generosidad con los necesitados, haciendo realidad las palabras que aquel soldado de la infantería española llamado Miguel de Cervantes escribió en el Quijote: “Yo, señores míos, soy caballero andante, cuyo ejercicio es el de las armas, y cuya profesión la de favorecer a los necesitados de favor y acudir a los menesterosos...” ya que la profesión de las armas “tiene por objeto y fin la paz, que es el mayor bien que los hombres pueden desear en esta vida”(…) y la libertad, uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos, por los que se puede y debe aventurar la vida.”
A ellos, hombres y mujeres del Regimiento de Infantería Ligera “Príncipe” nº 3, en el acuartelamiento Cabo Noval, Siero, Asturias, van dedicadas estas palabras en homenaje y reconocimiento de obligada gratitud.

Francisco Ramos Oliver.

General de División.

Centro Asturiano de Madrid, 27 de octubre de 2017.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.